Hola, soy psoriasis

Uno de las invenciones más extendidas con referencia a la psoriasis es que es contagiosa. Sin embargo, esta versión es absolutamente falsa, lo cual hace necesario que científicamente se esté informando sobre la certeza por parte de los especialistas de que no se contagia.

La psoriasis no es contagiosa

Si bien hay muchas cosas que no sabemos sobre la psoriasis, los estudios realizados durante los últimos veinte años nos han permitido entender mejor qué es lo que sucede internamente en la piel de una persona que padece esta enfermedad.

La psoriasis es un padecimiento autoinmune, lo que quiere decir, que el sistema inmunológico agrede las células sanas del cuerpo, acelerando la producción de las células a una velocidad mayor que la normal. Al cuerpo se le hace difícil eliminar el exceso de células, dando lugar a la aparición de placas en la piel y por ende aparición de la característica inflamación de esta condición.

Aún es un misterio este comportamiento de las células, se piensa que es debido a una mezcla de factores genéticos, ambientales y del estilo de vida, unido a la influencia de virus y bacterias desencadena en esta enfermedad autoinmune, pero pese a esto no es una enfermedad infecto-contagiosa, por lo que sería absurdo estar alejado de una persona con psoriasis. Evadir el contacto o inclusive alarmarse por compartir un abrazo o una piscina no tienen ningún fundamento. No hay motivos para tratar diferente a una persona que la presenta psoriasis de otra persona que no la padece.

Es trascendental erradicar las percepciones erróneas que se tienen sobre esta enfermedad, ya que las personas afectadas han tenido frecuentemente que luchar contra la discriminación, ya que esta condición se asocia erróneamente con enfermedades como la lepra, que sí es una enfermedad contagiosa desacreditada desde los tiempos bíblicos. Sin embargo, hoy en día muchas personas se sienten aisladas del resto de la sociedad.

Ver más >>>  7 alimentos que debes evitar si tienes psoriasis

La organización Happiness Research Institute y Leo Innovation Lab, realizó un informe sobre la felicidad mundial de personas que viven con psoriasis. El estudio se basó en las respuestas de casi un cuarto de millón de personas que viven con esta condición y el impacto que tiene la discriminación en la vida de las mismas. Este informe concluyó que el número de personas que viven con psoriasis y que dicen sentirse solo, estresados y miserables, es mucho mayor que en las personas no afectadas. En algunas regiones, los resultados son realmente alarmantes como por ejemplo en varias categorías d encuestados de los países EE.UU, Gran Bretaña, Australia y China.

En el 2010 se anunció una publicación que demostró que las personas que padecen de psoriasis están entre un 39% y un 31% más propensas que el resto de la población de ser diagnosticas con depresión y ansiedad respectivamente.

El aislamiento, la discriminación y el estrés, puede constituir uno de los motivos más comunes de los desencadenantes de la psoriasis.

Por todo esto, es necesario que haya una divulgación científica constante sobre lo que es la enfermedad para ayudar a disminuir ese estigma que la rodea, y que logre disminuir el riesgo de aislamiento social, soledad, estrés, ansiedad, depresión y otras consecuencias a las que se enfrentan las personas con psoriasis.

Compartir