Psoriasis inversa

La psoriasis inversa (también llamada psoriasis intertriginosa) es una forma poco común de psoriasis que se presenta solo en los pliegues más grandes de la piel, como la parte posterior de las rodillas y las axilas. Esta enfermedad cutánea genera manchas lisas en la piel de color rojo. Estas manchas suelen presentar inflamación y empeoran con la fricción y la transpiración. Uno de los disparadores más habituales de este tipo de psoriasis son las infecciónes micóticas.

La psoriasis inversa además de ser rara, es difícil de tratar: se forma un enrojecimiento inflamado en los pliegues de la piel que puede picar, mojarse y doler. Es común que haya infecciones por hongos. Se deben evitar los ungüentos grasos y la ropa ajustada.

Síntomas de la psoriasis inversa

El primer síntoma de la psoriasis inversa es la aparición de pequeños parches borrosos de color rojo oscuro en los pliegues de la piel. Las manchas tienen una superficie lisa y brillo. Como la humedad y la sudoración en los pliegues aumenta, las escamas típicas de otras formas de psoriasis no se forman. Sin embargo, esto no reduce la incomodidad que se produce cuando la piel se ve afectada por erupciones psoriásicas.

La sensación de dolor puede agravarse en el caso de que la zona genital quede afectada. En aquellos casos donde la zona púbica queda afectada por la enfermedad, los síntomas son los mismos que en la psoriasis común, es decir, piel irritada de color rojo y con escamas. La afección en estas zonas pueden generar complicaciones y molestias a la hora de mantener relaciones sexuales, ya que el roce puede aumentar la sensación de dolor. Si los miembros genitales fueran afectados, la mucosa (parte interior de los labios mayores en las mujeres y glande en los hombres) adquiere un color blanquecino o rosado.

Zonas afectadas

  • Axilas
  • Glúteos
  • Interior del ombligo
  • Área debajo de las glándulas mamarias
  • Pliegues debajo del pecho masculino
  • Región inguinal y genital.

Las zonas irritadas ubicadas en los pliegues de la piel experimentan presión y fricción, lo que conduce a una severa irritación y picazón. La piel inflamada incrementa el dolor de las terminaciones nerviosas. El área de la piel expuesta a la erupción se vuelve especialmente sensible a cualquier estrés mecánico. En estos lugares hay una sudoración profunda y excesiva, lo que aumenta el malestar y provoca la exacerbación de la enfermedad. En los casos más severos, las manchas pierden su suavidad, se agrietan, comienzan a sangrar. La sensación de dolor aumenta y la sensación de ardor y picazón es continua.

Mancha generada por la psoriasis en la axila.
Mancha generada por la psoriasis en la axila.

Causas de la psoriasis inversa

Si bien, no hay causas específicas para este tipo de psoriasis, podemos mencionar aquellas causas identificadas para la psoriasis en general:

  • La herencia genética, considerada una de las principales causas de enfermedad.
  • Alteraciones en el sistema inmunológico, alteraciones hormonales.
  • Tensión nerviosa frecuente, incluyendo el estrés y la depresión.
  • Uso prolongado de medicamentos esteroides; automedicación con antibióticos, antidepresivos y otros agentes que afectan los sistemas nervioso y digestivo
  • Larga exposición al sol
  • Enfermedades infecciosas
  • Falta de calcio en la sangre
  • Fumar y beber de forma prolongada y frecuente.

Complicaciones

La psoriasis inversa no tratada, o tratada ineficientemente puede conducir a una infección. Esto se debe principalmente a que las lesiones ocurren en áreas del cuerpo donde la piel es delgada y sensible debido a la constante fricción que se genera en los pliegues.
Si la piel se agrieta o se abre, se puede desarrollar una infección. Debido al constante rozamiento de los pliegues, aumenta la temperatura en la zona generando exceso de sudoración que finalmente se traduce en mayores posibilidades de contraer una infección bacteriana.
Los medicamentos que tratan la psoriasis inversa pueden adelgazar la piel, aumentando el riesgo de infección.

Ver más >>>  Psoriasis flexural o en los pliegues

Con respecto a la ingesta de medicamentos como corticosteroides, puede producirse pigmentación de la piel. En estos casos, el médico intenta prescribir dichos medicamentos por un período corto para evitar sus efectos secundarios.


Tratamiento de la psoriasis inversa

El tratamiento de la psoriasis flexural puede incluir los siguiente elementos:

Lociones secantes

Se aplican si hay transpiración excesiva o fisuras, así como emulsiones y bálsamos calmantes con propiedades regenerativas para evitar el sangrado en la zona con fisuras.

Medicamentos tópicos

Se trata de cremas humectantes que por ejemplo pueden contener corticoides de poca potencia (sin oclusión), inmunomoduladores (tacrolimus, pimecrolimus), y en caso de infección añadida, antibióticos y/o antimicóticos. Dado que la psoriasis invertida ocurre en los pliegues de la piel, el tratamiento de la enfermedad, o más precisamente de estos síntomas, es difícil de implementar. Los pliegues de la piel son, de hecho, zonas de la piel frágiles y sensibles. Los tratamientos tópicos, cuyo componente principal, son corticosteroides pueden generar buenos resultados si son aplicados en bajas dosis sobre las zonas afectadas, sini embargo, no es recomendable usarlos de forma continua o excesiva ya que podría generar efectos secundarios y agravar las lesiones. Es muy importante aplicarlos bajo la supervisión de un profesional.

Lectura Recomendada: 5 cremas naturales para tratar la psoriasis

Tratamientos sistémicos o farmacológicos

Se trata de evitar la prescripción de medicamentos farmacológicos ya que al tratarse de zonas de afectación reducidas la relación riesgo/beneficio pocas veces justifica el uso de estos medicamentos (que tienen impacto en todo el organismo). Existen medicamentos como como  Calcipotrieno, que puede ser prescritos, siempre siguiendo las recomendaciones médicas.
En algunos casos de psoriasis flexural (inversa) avanzada, el profesional de la salud puede prescribir un tratamiento combinado entre cremas y medicamentos sistémicos como Acitretina, Metotrexato o Ciclosporina.

Tratamientos biológicos

Hay diferentes fármacos disponibles, que se administran de diferentes formas. En primer lugar se encuentran aquellos tratamientos biológicos que se aplican mediante una inyección subcutánea (entre los cuales podemos mencionar efalizumab, etanercept y adalimumab). Luego, estan los que se aplican directamente por vena, como es el caso de del Infliximab. En el caso de la administración subcutánea, el paciente puede administrarse la medicación por sus propios medios en su hogar, mientras que en el caso del tratamiento endovenoso se requiere que el paciente permanezca unas horas en el hospital para su aplicación.

Fototerapia

Es habitual que los tratamientos antes mencionados se alternen con sesiones de fototerapia localizada (PUVA) para tratar aquellas áreas más sensibles o de difícil alcance. Se trata de una técnica física que aprovecha la radiación ultravioleta de luz para disminuir la inflamación propia de esta enfermedad. Suele requerir varias sesiones semanales durante 1 o 2 meses y, si se administra correctamente,no suele ocasionar grandes efectos secundarios.


Si aún quieres saber más acerca de la psoriasis, te recomendamos revisar la guía mas completa acerca de la enfermedad . Hemos decidido redactar un solo artículo que sirva de columna vertebral para comprender de forma íntegra a la enfermedad.

Ver la guía definitiva de la psoriasis

Consulta médica de psoriasis


[serptrade]

 

Compartir