Artritis psoriásica

0
60

La artritis psoriásica es una enfermedad que afecta directamente a las articulación causando dolor e inflamación y puede ser adquirida por aquellas personas que tengan, o hayan tenido, psoriasis. La hinchazón y el enrojecimiento de las articulaciones genera dolor en la persona afectada. Básicamente, la enfermedad puede afectar a cualquier articulación como por ejemplo rodillas, tobillos, dedos de las manos y de los pies. Algunas personas con artritis psoriásica sufren dolor y rigidez de cuello y/o espalda, lo cual puede afecta su movilidad.

Solo una pequeña parte de las personas con psoriasis adquieren artritis psoriásica. Según la estadística, aproximadamente entre el 10% y el 25% de las personas afectadas por psoriasis, pueden derivar en una artritis psoriásica. Los primeros síntomas pueden manifestarse en la piel, o bien, en las articulaciones, y a su vez, puede ocurrir en forma simétrica o asimétrica. Lo más habitual es que las síntomas en la piel(placas) aparezcan antes que el dolor articular. La enfermedad afecta indistintamente a hombres como a mujeres y hay más posibilidades de desarrollarse entre los 30 y 60 años de edad.

Síntomas de la artritis psoriásica

Los síntomas más habituales de la artritis psoriásica son:

  • Dolor en una o varias articulaciones del cuerpo. Por ejemplo las articulaciones de las extremidades como, muñecas, rodillas, tobillos. También las articulaciones distales, aquellas que se encuentran hacia el final de los dedos de las manos y de los pies, pueden ser alcanzadas por la enfermedad.
  • Hinchazón, especialmente en dedos de pies y manos.
  • Molestias en tendones y ligamentos. Es muy habitual que el talón (tendón de Aquiles), al igual que  planta del pie, queden comprometidos por la enfermedad.
  • Dolor en la zona baja de la espalda, el cuello o en los glúteos.
  • Descamación de la piel. Las zonas afectadas por la psoriasis puede tener un aspecto rugoso y ser de color gris en la zona del cuero cabelludo, en los codos, talones, rodillas y/o en el extremo inferior de la columna.
  • Irregularidades en la superficie de las uñas de los dedos de las manos o pies(Fóvea)
  • Posibilidad de desprendimiento de las uñas(onicomicosis).   

La evolución de la artritis psoriásica varía según la velocidad con la que se diagnostique y se puede empezar a tratar. En aquellos casos más graves, o que no sean tratados, pueden derivar en deformidad de la articulación y pérdida de la movilidad. Es importante evitar la presencia de calor y disminuir la hinchazón en las membranas que recubren la articulación (sinovio) para disminuir las posibilidades de efectos secundarios permanentes. Si el diagnóstico se hace de forma temprana y el tratamiento es bien administrado, la mayoría de las personas lleva una vida sin mayores complicaciones.

Articulaciones alcanzadas

Como se mencionó anteriormente, la artritis psoriásica afecta las articulaciones como las rodillas, los dedos y los pies. En el 80% de los casos quedan comprometidas al menos cinco articulaciones, esto se denomina poliartritis.

Lo más habitual es que la artritis psoriásica se dé de forma asimétrica, es decir que ocurra en articulaciones diversas. A modo de ejemplo digamos que, la rodilla derecha y el codo izquierda pueden estar afectadas por la enfermedad. También puede ocurrir que la enfermedad pueda darse de forma simétrica, por ejemplo quedando las rodillas de ambos lados afectadas a la vez.
En algunos casos sólo se genera inflamación en las articulaciones distales(dedos de las manos y de los pies). Este constante estado puede hacer que los dedos se hinchen por completo, generando dolor.

Aproximadamente el 5% de los afectados con artritis psoriásica, presentan síntomas de artritis sólo en las articulaciones de la columna, lo cual se denomina espondilitis. Esta forma de artritis generalmente compromete las articulaciones de la zona lumbar y del cuello, generando molestia y rigidez en la baja espalda, cuello y en la columna. Esto puede dificultar los movimientos de la espalda así como también las articulaciones periféricas de las extremidades.

Tipos de artritis psoriásica

Hay cinco tipos de artritis psoriásica identificados:

Artritis psoriásica oligoarticular asimétrica

La artritis psoriásica oligoarticular asimétrica (a veces denominada simplemente artritis psoriásica asimétrica) afecta aproximadamente al 30% de las personas con esta enfermedad. Como su nombre los indica, es “asimétrico” porque una articulación en un lado del cuerpo puede verse afectada mientras que la articulación del otro lado permanece saludable. Aunque este tipo puede afectar a cualquier articulación, generalmente no afecta a más de cuatro o cinco articulaciones.

Poliartritis simétrica

Mejor conocida como artritis psoriásica simétrica, es la forma más habitual de la enfermedad y representa aproximadamente 50% de los casos. Es “simétrica” porque afecta la misma articulación en ambos lados del cuerpo, al igual que la artritis reumatoide. En general, ataca a cinco o más articulaciones cualquier parte del cuerpo.

Interfalángica distal predominante

Aproximadamente el 20% de los casos de artritis psoriásica comprometen las articulaciones interfalángicas distales del cuerpo, es decir, aquellas en los extremos de los dedos de pies y manos. Debido a que estas articulaciones están más cerca de las uñas, los síntomas pueden incluir cambios en las uñas, como manchas, picaduras o separación del lecho ungueal.

Espondilitis

En este caso la inflamación llega a la columna vertebral causando rigidez y dolor. Además genera dificultad para mover el cuello, la parte baja de la espalda y las articulaciones sacroilíacas, que son las articulaciones entre el sacro (el hueso que soporta la columna vertebral y está conectado a la rabadilla) y pelvis. Este tipo también puede afectar las articulaciones de los brazos, piernas, manos y pies.

Artritis mutilans

Se considera la forma más grave de artritis psoriásica. Este tipo de artritis representa aproximadamente el 5% de los casos y puede dañar gravemente las articulaciones de las manos y los pies. La falta de tratamiento puede llevar a que los dedos se “desplacen”, haciendo que los dedos de las manos y los pies se vuelven más cortos y también puede contribuir a la pérdida ósea.

Imágenes

Causas

Podemos resumirlo en tres factores:

  • Factores genéticos (hereditarios).
  • Cambios en el funcionamiento del sistema inmune.
  • Factores ambientales.

La artritis psoriásica se manifiesta cuando el sistema inmunitario tiene una respuesta anómala y comienza a atacar células y tejidos sanos. Esto provoca inflamación en las articulaciones y exceso de producción de células cutáneas.

Aún no se ha podido determinar las causas por las cuales el sistema inmunitario ataca el tejido sano. Sin embargo, es probable que influyan los factores hereditarios y los del entorno. Los estudios demuestran que determinados marcadores genéticos parecen estar vinculados con esta enfermedad. Dado que la cuestión genética es un disparador de la psoriasis en general, es habitual que las personas con artritis psoriásica tengan casos de antecedentes familiares que hayan tenido algún tipo de psoriasis.

Por otra parte, el contexto del individuo pueden ser fundamental para la aparición de psoriasis. Los golpes y rasguños, elementos del entonces(como una infección viral o bacteriana) y el estrés excesivo, pueden desencadenar el comienzo de la artritis psoriásica en personas con tendencia genética.

Factores de Riesgo

Hay varios factores de riesgo que se han asociado con el desarrollo de la artritis psoriásica:

Edad

Estadísticamente las personas entre las edades de 30 y 50 años tienen más probabilidades de desarrollar artritis psoriásica. Sin embargo, es posible que personas de cualquier edad contraigan la enfermedad.

Genética

La herencia genética es un elemento primordial para aquellos que registren casos de psoriasis. Está demostrado que aquellos con antecedentes familiares de cualquier tipo de psoriasis, tienen más probabilidades de contraer la enfermedad que las que no la tienen.

Antecedente médico

Tener psoriasis es el principal elemento de riesgo para el desarrollo de artritis psoriásica. En la mayoría de los casos, las personas desarrollan esta enfermedad después de que ya tienen la erupción de la psoriasis, aunque es posible que se desarrolle la artritis antes de que aparezcan lesiones en la piel.

Tratamiento de la artritis psoriásica

El tratamiento de la artritis psoriásica tiene varios objetivos: aliviar los síntomas como el dolor y la hinchazón, mantener la función articular y prevenir el daño articular a largo plazo. Los problemas con las articulaciones, los músculos o los tendones se pueden tratar con fisioterapia o terapia ocupacional y con ayudas ortopédicas como las plantillas.

Fisioterapia

La sinoviortesis de radio ( RSO )

Es un procedimiento en el que se inyecta radiactividad de baja dosis en la articulación. Esto se utiliza para”quemar” la inflamación. La mucosa inflamada es “esclerosada”, se transforma en tejido conectivo y la hinchazón desaparece. Al mismo tiempo, los linfocitos (células de defensa) se destruyen. La exposición a la radiación corresponde al mismo nivel de intensidad de una radiografía normal. Esto solo se puede hacer en el caso que algunas articulaciones se encuentren afectadas. Este procedimiento es una alternativa a la cirugía o medicamentos de efectos secundarios. Es posible que necesite tratar la piel interna de la articulación varias veces.

Crioterapia o terapia de cámara fría

Este tratamiento consiste en exponerse a temperaturas de frío extremo. Lo más común es entrar en una cámara fría con temperaturas de menos 110 grados C, durante breves periodos de tiempo. Habitualmente, consiste en sesiones de no más de 3 minutos. Para lograr bajas temperaturas se utiliza nitrógeno. Como resultado, la temperatura de la piel desciende bruscamente la temperatura y afecta a las células T auxiliares y T supresoras. El dolor en las articulaciones desaparece durante mucho tiempo, la hinchazón retrocede y las articulaciones se vuelven flexibles para poder hacer ejercicios gimnásticos. Esta práctica aún no es reconocida ampliamente por la comunidad médica y es realizada en muy pocos lugares en el mundo. Uno de ellos es el hospital Immanuel Diakonie, en Berlin.

Estilo de vida

El ejercicio suave y mantenerse activo pueden ayudar a aliviar las articulaciones dolorosas y los músculos rígidos. Los ejercicios particularmente efectivos para pacientes con artritis psoriásica incluyen yoga y natación, o cualquier otro tipo de actividad de bajo impacto para las articulaciones. Es importante para las personas encontrar una actividad que sea cómoda y luego mantenerla. Este tipo de ejercicios pueden ayudar a las personas con la enfermedad a controlar el dolor de manera efectiva.
Existen diferentes medicamentos que pueden usarse para tratar los síntomas y prevenir el daño articular.

Tratamiento sistémico o farmacológico

Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE)

Se puede utilizar ibuprofeno o naproxeno en aquellos casos de artritis leves.

Medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARD)

En algunos casos se puede utilizar sulfasalazina y el metotrexato, para retardar el daño articular asociado con la artritis psoriásica.

Inmunosupresores

La utilización azatioprina y la ciclosporina, es utilizada para suprimir el sistema inmunológico, reduciendo así el dolor y la hinchazón de las articulaciones.

Inhibidores de TNF-alfa(“factor de necrosis tumoral alfa”)

Son fármacos que bloquean la producción de un químico en el sistema inmunológico responsable de la inflamación y la hinchazón. Estos inhibidores suprimen el sistema inmune ayudando a disminuir el dolor, la rigidez articular y la inflamación de las articulaciones. Entre los fármacos más utilizados se encuentra el etanercept , el infliximab, el adalimumab, el golimumab y el certolizumab. Estos medicamentos son muy invasivos e intensos y pueden tener efectos secundarios potenciales como mareos, diarrea, caída de cabello. Además por ser inhibidores del sistema inmunológico deje expuesta a la persona a infecciones graves.

 


Si aún quieres saber más acerca de la psoriasis, te recomendamos revisar la guía mas completa acerca de la enfermedad . Hemos decidido redactar un solo artículo que sirva de columna vertebral para comprender de forma íntegra a la enfermedad.

Ver la guía definitiva de la psoriasis

Consulta médica de psoriasis